Si eres un apasionado del interiorismo y la decoración, y te gusta estar a la última en tendencias, una visita que no puede faltar en tu agenda anual es Casa Decor. Este año celebra su 25 aniversario en Madrid, renovando el edificio de la calle Antonio Maura 8, en pleno barrio de los Jerónimos, justo detrás del Museo del Prado. Su emplazamiento privilegiado, sus características arquitectónicas y su estado de conservación propiciaron que este edificio fuera calificado, en 2015, como el metro cuadrado más caro de la capital, un caramelo para que todo diseñador eche a volar su imaginación.

Más de 100 diseñadores, arquitectos y artistas participan en esta edición, dotando a los 67 espacios diseñados de carácter y personalidad propia. Los colores predominantes son los tonos azules combinados con suaves trazas de verdes, papeles y entelados en paredes, y con el dorado, como elemento común en la mayoría de las luminarias.

Más o menos arriesgados, más o menos coloridos, más o menos clásicos, todos los espacios están pensados desde el equilibrio, y esa sensación permanece en nosotros en todo momento. Nos pueden gustar más o menos, pero en ninguno nos encontraremos incómodos, porque todo está compensado. Si el mobiliario tiene mucho color, el espacio lo compensa con suelos, paredes y techos neutros, y viceversa.

Cabe destacar el espacio destinado al auditorio, de Izaskun Chinchilla, donde el color inunda el espacio, indefinido, con suelos que se convierten en paredes, mobiliario inverosímil, utensilios de construcción como elementos decorativos…un ejercicio de originalidad, con el sello inconfundible de Izaskun que no deja indiferente a nadie.