Hemos estado en la Hamada Argelina, en los campamentos de refugiados saharauis, una Hamada es un tipo de paisaje de desierto pedregoso, caracterizado en gran parte por su paisaje árido, duro, de mesetas rocosas y con muy poca arena. La superficie de una hamada está compuesta por rocas planas, cubiertas de grava, de dimensiones mayores a los seis centímetros.

En este lugar, los saharauis llevan refugiados cuarenta años, desde que en 1976 España abandonó el territorio que hasta entonces había ocupado. A pesar del reconocimiento del Tribunal de la Haya del derecho de los saharauis a decidir su futuro en un referéndum, Marruecos ocupó el Sahara Occidental. Desde entonces 250.000 saharauis llevan refugiados en la Hamada argelina.

El refugio prolongado ha obligado a los saharauis a realizar construcciones para protegerse de un clima implacable; las tormentas de arena, el calor durante el día y el frío nocturno son las condiciones habituales. A ellos se suman cada cinco o seis años lluvias torrenciales que arrasan la mayoría de las construcciones.

Durante la semana que hemos pasado en la Wilaya (campamento o provincia) de Smara, viviendo con una familia saharaui, hemos fotografiado las construcciones que tanto las Naciones Unidas como los saharauis han ido levantando en estos años, y los almacenes de construcción de los que se abastecen las familias para construir sus casas.

Queremos organizar un grupo de trabajo para analizar los materiales disponibles y buscar formas de mejorar su calidad y durabilidad a partir de los materiales y mano de obra disponibles. Propondremos un sistema básico para una vivienda, y buscaremos fondos para implementarlos en la casa de la familia que nos ha acogido. A partir de esta experiencia piloto el plan es editar un manual de construcción ilustrado , en español, árabe y hassanía (dialecto saharaui) y buscar ayuda para extender las prácticas constructivas al resto de las dairas y wilayas.

arvo_hamada_2